BIENVENIDAS/OS A MI MUNDO, AQUI ME DEJO LLEVAR POR LA IMAGINACIÓN, POR FAVOR RESPETA MIS HISTORIAS.. GRACIAS POR DEDICARME TU TIEMPITO !! LAP

viernes, 4 de junio de 2010

Lista de imperfecciones por Bella Swan,capítulo 20:Los puntos sobre las íes.


Capítulo 20: Los puntos sobre las íes.

¿Había escuchado bien lo que había dicho?

Meneé mi cabeza de un lado a otro, tratando de salir de aquel maldito estupor en el que me encontraba. Suspire y parpadee un par de veces para regular mi visión, la cual estaba siendo nublada por las gotitas que caían. La determinación llego a mí, junte mis manos en forma de cono y las puse sobre mi boca.

— ¡Ey! ¡Espera y ven aquí ahora mismo Cullen! — vocifere a todo pulmón. Edward quedo estático a mitad de camino, mi pecho subía y bajaba debido a la excitación del momento. Cuando se giro y comenzó a caminar devuelta a donde yo me encontraba…

La determinación me decía 'Ey, ya paso mi turno, debo marchar'

Pero esto no se quedaría así, no señor, determinación o no ¡Aquí voy!

Edward estaba frente a mí, observándome con sus orbes esmeraldas que refulgían bajo la luz de algunos postes que se encontraban cerca, la lluvia caía tenuemente sobre nuestros rostros. Levante mi barbilla y me cruce de brazos, en parte para parecer segura de mi misma y en otra parte porque me temblaba todo ¡Si, estaba nerviosa! O sea, el me había dicho 'Porque te amo' ¡Y Dios! Yo no estaba preparada mentalmente para esa respuesta.

¿Qué se supone que le diaria ahora 'Yo también te amo'?

¿Y qué?

¿Seriamos felices por siempre, nos casaríamos en Las Vegas, tendríamos una linda casa dos niños y un revoltoso labrador jugando en el jardín?

Ajá, si claro.

— Primero que nada… — golpee su pecho con mi dedo índice y comencé a despotricar — Eres un maldito infeliz, mal nacido e hipócrita es que… ¡Dios! ¡No puedes venir simplemente con eso de 'Porque te amo'! — Chille, alzando mis manos al aire, tratando con todas mis fuerzas de que no se notara mi nerviosismo al decir esa frase — O sea, yo fácilmente puedo decir…Ey Cullen, ¡Hice la lista porque te amo, tu eres el culpable! — suspire un par de veces para calmarme. Una chispa cruzo por los ojos de Edward y antes de que siguiera con mi monologo me interrumpió.

— ¿Lo haces? — Alce una ceja haciéndome la desentendida — Hiciste la lista porque…tu sabes — ladeo un poco su cabeza y sus mejillas se colorearon, lo acompañe en esa acción.

¿Si hice la lista porque lo amaba?

No querido, con la lista me di cuenta de que me gustabas.

Es más, ahora vengo a reparar en que estaba usando la palabra 'amor'

— Co-como iba diciendo — carraspee, ignorando su pregunta, y volví a mi monologo — No vengas a hacerte el herido aquí ¡Esta bien, lo arruine! Oh cariño, pero tú no eres un ángel — Me alejé de él y camine donde estaba el papel hecho una bolita, ya casi no se podía leer, pero algo había — Además, tú te ganaste cada uno de estos puntos con tus actitudes — Edward alzo una ceja y se cruzo de brazos.

— ¿Quieres que haga una lista de tus imperfecciones? — Me pregunto irónicamente — Tampoco eres un ángel Bella, además, tu siempre dices que no hay humano perfecto — Rodé mis ojos y bufe, arroje el papel al suelo nuevamente y volví a mi postura de 'chica ruda'

— Tranquilo, ya lo sé — una despectiva sonrisa se formo en mi rostro — Sarcástica, ruda, testaruda y orgullosa — resople — el último punto, cruel ¿Por qué crees que lo hice? — me encogí de hombros — ¿Sabes? Es graciosa tu manera de amar — escupí, Edward se encogió en su lugar e hizo una mueca con sus labios.

Tal vez, solo tal vez. No debí haber dicho eso porque yo andaba por las mismas.

Espere a que hablara, a que me debatiera o ¡Simplemente hiciera algo, cualquier cosa! Pero nada paso, solo que dignaba a estar para frente a mí, examinándome con sus verdes ojos, mientras yo me removía incómodamente frente a su mirada.

— Por esto nunca quise decirte nada — comento luego de unos minutos de interminable silencio — Sabia a fin de cuentas que yo…que yo siempre iba a ser solo Edward, para ti — Quise gritarle, decirle que se equivocaba.

Pero estaba herida.

¡Si, demonios! ¡Aun lo estaba! Y no pensaba corresponderle tan fácilmente.

El me hirió en lo más profundo de mi ser, y aunque yo no he sido una buena niña tampoco, merece un poco de sufrimiento.

¿Qué? ¿Se creen que yo no estoy sufriendo, justo ahora?

— ¿Y cómo quieres ser otra cosa? — Le pregunte — ¡Edward por Dios! ¡Cambias de chicas como Alice cambia de armario! — Y créeme chico que a mí no me gusta eso, para nada.

— ¿Eso es todo lo que tenias que decir Bella? — me pregunto, con un deje de amargura en su voz. Asentí, mientras Edward sonreí con decepción — ¿Sabes? Tenía la pequeña esperanza de que me correspondieras y seriamos felices, comiendo perdices — comento por sobre su hombro mientras rodaba sus ojos y se encogía de hombros, restándole la importancia que tenía el asunto, caminando en dirección contraria, alejándose, por segunda vez.

Mire mis pies por un largo momento antes de levantar la vista.

— ¡Iluso! — grité a todo pulmón, con rabia contenida.


Porque te amo, Porque te amo, Porque te amo.

Si, esa pequeña frase seguía rondando mi cabeza. Y es que cuando llegué a casa, toda empapada y con la nariz tan roja como Rodolfo el reno, lo único que podía articular era 'Porque te amo' Enserio, yo me sentía mal. Muy mal, no solo por el hecho de que Edward me haya dicho esas dos palabras tan temidas, si no porque había pescado un enorme resfriado por pasar bajo la lluvia tanto tiempo.

Como castigo mamá me había mandado al colegio, aunque tuviera la nariz toda sucia de ciertas cosas que caen cuando uno se encuentra enferma. Gracias al cielo estaba provista de una gran cantidad de pañuelos. Lo peor de todo esto es que yo aun albergaba la pequeña esperanza de que mamá me dejara en casa, sobre todo cuando papá comenzó a decirle que la niña no estaba bien, entiéndase a mí como 'la niña', Oh, y la pregunta del millón…

¿Por qué quería faltar hoy al colegio?

La respuesta es fácil; estaba en los 0 días del maldito juego.

En otras palabras, tenía que entregar una lista que ahora no se encontraba en mi poder.

Cuando iba doblando perezosamente la esquina que daba con los casilleros, me encontré de cara con el chico causante de mi resfrío, digo, con Edward. Me dio una leve sonrisa, a lo que yo respondí sorbiendo mi nariz y pasando por su lado. Tranquilas, solo era que me sentía bastante mal como para incluso sonreírle a alguien. Llegué a mi casillero y me dispuse a meter mis cosas en el, cuál fue mi sorpresa cuando un pequeño papel cayó desde adentro.

Fruncí el ceño y me agache a recogerlo disimuladamente.

No me daré por vencido, tengo pruebas Bella
puede que no sientas lo mismo, pero cielo
esos besos me dicen lo contrario, no sé si tal vez
deje de ser un idiota, pero sé que t
e darás cuenta del porque hice todas esas cosas,
tu solo dame tiempo, Bella.

Suspire y guarde la nota en el bolsillo de mi pantalón.

Tiempo…

— En la cafetería nos vemos Swan — me sobresalte al escuchar esa voz, me gire para ver las caderas de Lauren contonearse con demasiada exageración mientras doblaba la esquina. Suspire y acomode la bufanda que tenía en mi cuello.

Entre a la clase de Matemáticas prácticamente arrastrándome, la cabeza me dolía a horrores, pero le demostraría a mamá que yo podía soportar un estúpido resfriado. Me tire a la silla y acomode mis guantes, mientras esperaba que el profesor entrara. La silla de mi lado chirrió al ser corrida, ladee mi cabeza y me encontré con Alice, la enana me miró y me dio una significativa sonrisa de 'lo sé todo' Rodé mis ojos y apoye mi cabeza contra la mesa.

¡Aw! La mesa estaba tan helada.

— ¿No me vas a decir nada? — la voz de Alice me saco de mi pequeña ensoñación. Resople y pegue mi mejilla contra la mesa ahora.

— ¿Qué quieres que te diga? Supongo que ya sabes todo, no creo poder decirte algo más que no sepas — me encogí de hombros, sintiendo mi cara arder, mientras que mi mejilla se fundía con la fría superficie de la mesa.

— ¿Estás bien? — me preguntó con preocupación cuando reparo en mi nuevo estado, asentí sin ganas y cerré mis ojos por un momento. Sentí una mano posarse suavemente en mi frente, suspire.

— Tiene fiebre, Alice — La voz de Edward me sobresalto, trate de abrir mis ojos, pero mis parpados pesaban cien toneladas. Me obligué a decir algo, aunque me costara como los mil demonios.

— Estoy bien — Murmure, como el chico Yuyin de ¡Oye, Arnold!

— No estás bien Bella, será mejor que…— Alice quería mandarme de regreso a casa, no señor. Mamá vería después en qué estado se encontraba su hija y le llegaría la culpa y todas esas cosas. Negué frenéticamente con mi cabeza. Me enderece en el asiento, arregle mi cola de caballo, luego apreté más mi bufanda y sorbí mi nariz.

Dios, estaba mal.

— Dije que estoy bien — y aún enferma mi testarudez no se iba — No puedo irme ahora — Estaba comenzando a hablar gangosamente, Alice soltó una pequeña risita.

— Ok. Edward, la escuchaste, está bien. No te preocupes por ella, hermanito — Alice le hablo con picardía, bufe y rodé mis ojos, sintiendo mis mejillas arder.

— Alice, cállate — mire a Edward de reojo y vi que sus pómulos estaban adornados de un suave color carmín.

El profesor entro rápidamente al salón, haciendo que todos volvieran a sus lugares. La mañana transcurrió lentamente cada profesor ponía una cara similar al asco cuando yo entraba al salón llena de, eh, mucosidad. Jo, viejos idiotas, como si nunca hubieran pescado un resfriado en su vida. En la clase de historia Jasper trato de convencer de que Lillian hacia un té de muerte para mejorar el resfriado, un viejo secreto de la familia Hale, lo golpee con mi estuche para que dejara de hablarme sobre como su mamá combinaba la manzanilla con la miel haciendo una combinación exquisita.

A las 13:00 el timbre sonó, mandándome directamente al infierno.

Alice y Rose me esperaban fuera del salón, las chicas me sonrieron y ambas se acomodaron a mis costados, tomándome del brazo, caminamos lentamente hasta la cafetería. Cuando entramos tuve un Déjà vu. Al igual que hace un mes atrás, la mesa principal estaba llena de chicas, sip, Lauren, Jessica, Kate, Ángela, Charlotte, entre otras; ya saben, esas chicas. Con paso lento nos acercamos a la mesa, Alice y Rose tomaron asiento a mis costados, apoye mis brazos sobre la superficie y deje caer mi cabeza sobre mis manos.

— Ehh, si — rodé mis ojos y resoplé — No tengo la lista — Un coro de '¡Oh!' se escucho en la mesa, y yo lo encontré la cosa más estúpida de la tierra. Lauren me miraba con una sonrisa llena de arrogancia bailando en su rostro, se recargo contra la mesa y me escruto con sus ojos azules opaco.

— ¿Qué fue lo que les dije chicas? — Pregunto, con fingida aflicción — Bella es una más de nuestro 'club' como ella le llama — Lauren sonrió despectivamente — ¿O qué? ¿Acaso no les conté que la pille con Edward muy acaramelados? — Alice y Rose abrieron sus ojos enormemente. Sip, cuando hablábamos de Edward yo había omitido los detalles.

— ¿Acaramelados? — pregunto una perpleja Rosalie.

— Ya sabe querida — Los ojos de Lauren llamearon con ira — acaramelados enrollados…como quieras decirles — soltó una risita con sorna — O mas explicito, besándose en la cafetería ¿Captas, ahora? — Rose frunció el ceño, y enseguida sus azulinos ojos estaban clavados en mi.

— ¿Es cierto eso? — Me pregunto Alice, que no había soltado palabra alguna. Suspire y asentí — ¿Por qué mierda no nos dijiste? — las estilizadas cejas de Alice estaban juntas en una línea.

— Vamos — suspire — Solo…solo fue un beso, unos cuantos — susurre lo último, clavando mi vista en la superficie de la mesa — Y no es eso a lo que venía, Lauren… — Antes de que pudiera seguir hablando, Kate me interrumpió.

— Espera, espera — negó con su cabeza, haciendo que sus rizos negros rebotaran — ¿Estás diciendo que todo eso de 'Edward no es perfecto, no sé cómo pueden estar tan locas por él, ¡Vamos, es solo Edward!' era una fachada? — Lauren asintió fervientemente y yo la fulmine con la mirada.

— Nuestra querida Isabella solo quería ocultar lo obvio — Lauren se puso de pie y camino esta quedar parada tras de mí — Nadie se resiste a Cullen, te lo dije una vez, te lo digo dos veces — susurro a mi oído, antes de caminar fuera de la cafetería.

Las otras chicas me miraban con cara de 'Eres una puta mentirosa' Una a una fueron abandonando la mesa, hasta que solo quedamos las tres; Alice, Rose y yo. Ahora tenía que afrontar la ira de las chicas, suspire quedamente y sonreí sin ganas.

— Aquel día en la playa, en mi cocina, en la cafetería…— suspire con mayor fuerza y escondí mi rostro entre mis manos.

— ¿Porque no escondiste eso? — Me pregunto Alice, con un tono herido de voz.

— Po-porque, porque…— Suspire y alce mi rostro — ¡No lo sé! ¡¿No es fácil sabes? — Chille como una loca — Aceptar que Edward me gusta no fue nada fácil, créeme, si fuera por mí, no me gustaría — Rose bufo y se cruzo de brazos.

— ¿Sabes que esa es la excusa más patética que he oído en mi vida? — Rodé mis ojos.

— Esta bien Rose, piensa lo que quieras, piensa que no tengo confianza en ustedes, deja de hablarme, haz lo que quieras — sorbí mi nariz y me levante de la silla — No tengo ganas de pelear con nadie, y menos con ustedes — Rose jalo de mi brazo, haciéndome caer a la silla nuevamente.

— Te sentaras ahí y me escucharas — asentí con un poco de miedo por el demonio de rubios cabellos — ¿Por qué mierda no dices simplemente que no querías que te molestáramos con eso? — Mis mejillas se colorearon tenuemente, ¿Tan obvia era? Rose sonrió y beso mi mejilla.

— Tranquila Bells, lo entendemos — ahora Alice beso mi mejilla — Solemos ser irritantes algunas veces — solté una irónica carcajada.

— ¿Algunas veces? — Pregunto, ganándome dos gélidas mirada que me erizaron los vellos del brazo — Eh, si, algunas veces — agregue nerviosamente.

Oh, y no me equivocaba.

¡A ninguna le importaba la maldita lista!

Gracias por hacer mi vida un poquitín más miserable.

-----------------------------------------------------------

Todo este capitulo me mataa fue muy tierno y dio mas vueltas que una calecita(juego en donde los niños dan vueltas,sentados en caballitos y otras atracciones)Cada frace en negrita me matoo y bueno creo que al ultima parte la odie como todas untedes..odio a Lauren !!jajajaj xD es mala en todos los fic ..DIOS !!!

Pero ya este capitulo fue hermoso ..ahora hay que esperar que van a hacer Bella y Edward con lo que sienten !!POR FAVOR QUE SE DEN PRISA !!xD

Niñas este fic se lo debemos a nuestra Escritora de en sueños Lamb !!Besos nenaa (L) Gracias por los comentarios mis amores no saben lo feliz que me hace saber que los fic que comparto con ustedes les guste tanto como a mí !!

Besos

LAP

PD:(Escuche las suplicas y realmente entiendo que no pueden vivir sin los capitulos !!Asi que sorpresa ..hoy leeran 2 CAPITULOS de cada historia)