BIENVENIDAS/OS A MI MUNDO, AQUI ME DEJO LLEVAR POR LA IMAGINACIÓN, POR FAVOR RESPETA MIS HISTORIAS.. GRACIAS POR DEDICARME TU TIEMPITO !! LAP

miércoles, 26 de enero de 2011

Lista de imperfecciones por Bella Swan,capítulo 21:Mi nombre es Edward idiota Cullen


Capítulo 21: Mi nombre es Edward idiota Cullen

EPOV


Eventos extraños o paranormales me ocurrieron en los ultimos días.

El problema con el estorbo número uno estaba solucionado, creo. Oh, solo faltaron unos pequeño comentarios de mi parte aquel día en Remember sobre los deliciosos descuentos que tenia la barra para que explotara la boma, en menos de un segundo el caos era inminente ¡Ja! un empujon por aqui, un golpe por allá y tenia a Bella para mi, lejos de ese rubito de quinta.

Rubito de quinta...

Si, esos son los celos hablando.

Dejando de lado como penosamente ella eligio quedarse con el en vez de conmigo, el colmo de todo esto era la bendita lista.

¿Existe persona mas estupida que yo en este mundo?

Me respondo: No.

¡Y yo teniendo lastima del chico al cual le tocaria esa lista! Jo, quien iba a pensar que iba a sentir lastima de mi mismo.

Lo peor llega ahora.

En un ataque de humillacion voy y le digo 'te amo' ¿Que si estaba loco? si, lo estoy. No podia haber soltado un simple, 'te quiero' o un 'me gustas' ¡No! la bocota de Edward idiota Cullen tenia que ir por el premio gordo 'te amo' ¡Dios! hasta yo tengo escalofrios de solo pensar en ello.

Y tantas vueltas le doy al asunto, sebiendo que es la pura y santa verdad.

El asunto de la lista...

Egocéntrico era el primer punto que estaba escrito.


— Um, ¿Alice? — asomé mi cabeza por la puerta de la habitación de mi hermana, Alice estaba tendida sobre su cama leyendo Vogue, rodé mis ojos mientras entraba — ¿No puedes responder un simple 'si, Edward'? — le pregunte mientras tomaba asiento junto a ella.

Alice desvio su mirada de la revista y me regalo una inocente sonrisa.

— ¿Si, Edward? — resoplé, cuando soltó eso con su característica voz de soprano.

— Ehh, bueno — carraspee incómodo, nunca pense que tendría decir esto — Necesito tu ayuda Alice — Los ojos de la enana brillaron con una chispa maníaca, se sentó con un brusco movimiento y me hizo una seña para que continuara.

— ¿En que necesitas mi ayuda hermanito? — Trague pesadamente. Estaba frito.

¿En que necesitaba su ayuda? Bueno, prácticamente en todo diria yo.

Desde hace horas que me partia la cabeza pensando: ¿Como dejar de ser un idiota?

Porque eso era, un completisimo idiota. Depués de aquel día, que llamaremos como el-día-de-tu-sabes-que, me convencí totalmente de que algo andaba mal conmigo, realmente mal. y ahora me encontraba aqui, desesperado, pidiendole ayuda a Alice, a Alice.

Tal vez debería seguir el consejo de Bella y decirle a Carlisle que me hiciera una cita con alguno de sus amigos psiquiatras.

— Bueno, Allie — fruncí mis labios y continué — Quiero a Bella — solté, mi hermana rodó sus ojos y suspiró con frustración.

— Duh, eso ya lo sé idiota — el cariño de mi hermana me encantaba — ¿En que quieres que te ayude especificamente? — me pregunto con suma curiosidad.

Esta era la parte dificl.

¿Como le decia a Alice que me ayudara a...dejar de ser un tipo egocentrico?

— Egocentrico — murmure, Alice alzo sus cejas, insitandome a seguir — ¿Sabes? Bella...hmpf, ella tenía razón — Alice frunció su entrecejo — Tenia razón cuando me dijo '¿No te basta con que las chicas te recuerden una y otra vez lo guapo que eres?'— cite la frase de aquel día en el centro comercial, imitando la voz de Bella.

— ¿Porqué tenia razón? — me pregunto Alice, apoyando su barbilla en mi hombro. suspire y desordene mi cabello nerviosamente.

— Bueno, porque no me bastaba — me encogí de hombros restandole importancia — Yo quería llamar su atención también — Alice resopló — ¿Que? no me puedes culpa por ello ¿O me dirás que no te gusta cuando Jasper te halaga, por simple que sea ese gesto? — reí estúpidamente — Recuerdo la estúpida sonrisa que se planto en mi rostro cuando me dijo guapo.

— Edward — Alice me dio una palmadita en el hombro — Emmett es infantil en todos los sentidos de la palabra, pero tú, hermano, eres tan infantil cuando se trata de chicas — Rodé mis ojos — Estoy de acuerdo con Bella — me giré y la mire con el ceño fruncido.

— ¿En que? — le pregunte, Alice me sonrió.

— En que te merecias todos y cada uno de esos puntos — suspire y pase mi mano frenéticamente sobre mi rostro.

— Yo...yo solo queria llamar su atención — susurre — ¡Y no me digas que soy idiota porque créeme, Bella me lo ha dicho muchas veces que hasta yo me lo creo ahora! Esper, eos no es verdad, lo sabia desde antes — Alice soltó una risilla y mis mejillas se cubrieron de un rosa suave.

¡Mierda! ¡Hasta eso se me estaba contagiando de Bella!

— Bueno, lo eres — bufe — Recuerdo cuando teníamos cerca de siete años y mamá estaba hablando con unos pequeños niños en el parque... Nunca olvidare cuando mamá se puso a pelear con la señora que queria adoptarte ¡Y lo hiciste solo para que mamá dejara de hablar con los niños! — Alice me miro con un brillo burlón en sus ojos — Tienes que dejar eso de querer llamar la atención de todos ¡Mira donde estas ahora! — Ouch.

Eso sonó como 'Mírate, eres un inútil bueno para nada'

Hermoso.

— Alice, te desvías del tema — Comente, recordando a esos estúpidos niños que querían robarme a Esme — Tengo un problemon, uno enorme y tu te pones a recordar cosas — Alice rió y volvio a apoyar su barbilla en mi hombro.

— Bien hermanito, ¿Cual es tu problemon? — me pregunto divertida, rodé mis ojos. Sabia que esto había sido una mala idea, pero nadie mas podría ayudarme.

— Bueno, puede que yo haya culpado a Bella de todas las cosas que hice — Alice se tenso a mi lado — y también puede que yo le haya dicho que todo lo que hice tiene una explicacion — si, mi hermana temblaba ahora — Y la verdad es que...no se porque dije todas esas babosadas — suspire, esperando la respuesta de Alice.

Alice se separo de mi subitamente y se paro frente a mi, con sus pequeños brazos sobre su cadera en forma de jarra, golpeteaba el piso con sus zapatos de tacon y me miraba con rabia contenida. Genial, me había ganado la furia del duende maléfico.

— Edward — me encogí con su tono de voz, la enana era de temer — Si que eres un idiota.

Y eso que no le habia dicho que la había insultado a causa de los celos.

¿Que? ¿Que como me llamo? Edward idiota Cullen.


Bien.

Nadie quería ayudarme, lo haría solo.

Después de todo yo era el único culpable de que Bella me detestara.

Alice se había ido de compras junto con Rosalie, llevando a Emmett y Jasper como burro de carga, alguien, entiendase como mensajero x, me habia dicho que Bella se había ido a La Push ¿Con Jacob? ¡Oh no! ella no estaba con el perro de Black...

Alec estaba acabando con mi paciencia lentamente.

Y...como yo no podía llegar de improvisto y soltar un simple '¡Chicos! ¿Que hacen aqui? ¡Pero que coincidencia!' tendría que esperar.

Esperar a que Bella llegara.

Bueno, viendole el lado positivo a la cuestion, tendria toda una maldita y solitaria tarde para trasar un plan.

¡Yuju! de lujo.

Uno de los planes que habia trasado en mi cabeza era volver a ser amigo de Bella, o tratar de hacer las cosas mas llevaderas para ambos, asi todo sería casi como antes. Claro, descartando el hecho de que Alec andaria rondando por ahí. El segundo plan era...como explicar lo que se me había ocurrido, bueno, en dos palabras: era estúpido; secuestrar a Bella y obligarla a que me perdonara no era una opción viable.

Bueno, esos dos posibles planes se lo debía al abandono de esta tarde.

Me estire a lo largo del sofá en la sala de estar, sin tener nada que hacer me deje llevar por el sueño un momento, después de todo Alice tenia sus llaves...que no molestara. Cuando estaba teniendo uno de esos sueños que luego te da una vergüenza enorme recordar, o tal vez es mi caso por soñar con cursilerias como lo estaba haciendo, un sonido que se escuchaba entre la realidad y no, me estaba despertando poco a poco, cuando finalmente abrí mis ojos me di cuenta que era el maldito timbre. Bufe mientras me levantaba perezosamente y arrastraba mis pies a la puerta, tiré de ella lentamente y...

¡Vaya sorpresa!

— Um, eh ¿Alice no ha llegado aún? — Bella se removía incómodamente frente a mi, parpadee un par de veces para despertar y negué con mi cabeza.

— No, aun no llega — respondi, una sonrisa se poso en mis labios cuando se me ocurrió algo — Pero...llamo hace unos minutos atras diciendo que no tardaría mucho ¿Quieres esperarla? — una mentirilla blanca no le haría mal a nadie ¡Prometo que será la ultima! Bella me miro insegura.

Claro, ¿Volver a casa o esperar a Alice con el idiota psicópata de su hermano?

Definitivamente yo me guiaría por la segunda.

— Esta bien — soltó no muy convencida aún, me hice a un lado de la puerta para que entrara, titubeo un momento antes de poner un pie dentro de la casa.

Créanme, el plan numero dos estaba pareciendo el indicado justo ahora.

Cerré lentamente la puerta tras de mi, un molesto silencio se formo en el momento en que la puerta hizo click, desordene mi cabello y me acerque cautelosamente a Bella, cuando ya estuve lo bastante cerca le di unos toquecitos a su hombro con mi dedo indice...Dios, nunca imagine que esto seria así de incomodo. Bella se giro y me observo esperando que hablara, mis mejillas se colorearon ¡Se colorearon sin razon alguna!

Oh mierda, me estaba conviertiendo oficialmente en un blandito.

— Eh, ¿Q-quieres algo? — Bella me regalo una sonrisa, junto a un hermoso brillo de diversión que apareció en sus ojos.

— ¿Qué? ¿Estas nervioso? — me pregunto con burla en su voz, rodé mis ojos sintiendo mis mejllas enrojecerce aun mas — Me encanta esta nueva faceta de Edward Cullen... — Bella abrio sus ojos como plato cuando se dio cuenta de lo que habia dicho, la mire alzando una ceja y voilá, su rostro estaba cubierto de rojo.

El silencio volvió a cubrir la sala.

Este era mi momento.

O sea, ¡Demonios! ¿No se suponía que ella estaba enojada conmigo, corrección, no se suponía que yo era el que deberia estar así?

¡Y mírennos! los dos parados aquí, tratando de evitar el contacto de nuestras miradas, más yo que ella en lo que se refiere; ¿Como mirarla después de las barbaridades que he hecho?, no me había dado cuenta realmente de lo avergonzado que me sentía de mi mismo. Sí, ¡Esta era mi oportunidad! ¿Pero que se suponía que le iba a decir? Con Bella unas simples disculpas no era suficiente, y rayos, yo realmente la había cagado.

— Será mejor que me vaya, luego llamaré a Alice...— La voz de Bella me saco de mi divagación. Dolió cuando dijo eso ¿Tan difícil era permanecer en la misma habitación que yo? hice una mueca con mis labios y asentí lentamente. Luego hable sin pensar, como muchas veces.

— ¿Realmente soy tan despreciable, Bella? — Mi voz salio mas suave a como lo hacía usualmente, los orbes achocolatados de Bella se clavaron en mi inmediatamente. La chica tenia una pelea con su yo interno, si, eso se notaba claramente en esos dos pozos tan malditamente transparentes para mi.

— Edward...—suspiro y se rascó la nuca — Realmente no quiero hablar de eso, no ahora — Fruncí el ceño y me senté en uno de los sofás, cruce mis brazos sobe mi pecho...y comencé a hablar.

— ¿Porque no te sientas? — le pregunte dulcemente, Bella hizo un asentimiento con su cabeza y tomo asiento frente a mi. Cruce mis manos sobre mi rodillas y comencé a pensar en lo que le diría — Yo... — moví mi cabeza a ambos lados y quedé en blanco.

— ¿Sabes? — levante mi cabeza al escuchar a Bella — Me disculpe contigo por haber hecho esa lista, pero...— soltó una pequeña risita irónica — Pero no tenia porque haberme disculpado ¿O que? ¿Me dirás acaso que nada de eso es verdad? — trague pesadamente.

Ese era el quid de la cuestión.

¡Era la maldita verdad!

— Yo solo quería que tu me...vieras — me encogí de hombros tratando de aparentar que no tenia importancia — Tenias razón — reí sin una pizca de humor, esto se me hacia cada vez mas difícil — Las chicas me dicen muy amenudo lo guapo que soy, pero...pero yo solo quería que tu lo notaras, quería escucharlo de ti — Bella se levanto súbitamente, después de lanzar un bufido exasperado.

— ¡Ves! ¡Y ahí esta de nuevo! ¡Ese lado tan malditamente 'soy el centro del mundo' tuyo! ¿Que importaba si yo me daba cuenta de eso o no? ¡Dios, Edward! tienes a todo el instituto tras tuyo...— Sip, ese fue mi momente de sulfurarme también.

— ¡Pero yo te quería a ti maldita sea! ¡Me importan una mierda todas esas chicas! ¿Que no entiendes? — Bella me miraba con sus ojos bien abiertos — ¿Que no entiendes que yo solo quería que tu me dijeras esas cosas? ¿Que...que me prestaras atención? — mi volumen de voz fue descendiendo, me volví a sentar lentamente — Que me vieras como algo más que tu simple mejor amigo...— susurre.

— No es justo — susurro, con la voz extraña — Tu solo hablas de las cosas que tu querías ¿Que hay de mi? — Me pregunto, con una triste mirada. Algo se rompió en mi al verla así — ¿Que hay cuando me dijiste que...— suspiro y movió su cabeza a ambos lados — Cuando me dijiste que Jane era mucho mejor que yo, cuando resaltaste mi verdades: Sarcástica, ruda, testaruda, orgullosa — Sonrió mirándome con dolor en sus ojos. Sentí como si alguien abofeteará mi rostro. No era que hubiera querido decir eso, ¡Maldita sea, yo no quise decir eso!

— Solo queria que te alejaras de Alec — murmure — No quería verte con el y... Fue una enorme casualidad que Jane fuera su ex pareja — sonreí — Dios, te veías tan feliz con el mientras yo hervía en celos — Las mejillas de Bella se colorearon, haciéndola ver sumamente adorable.

Me sentía perdido.

Admito que cuando Bella no sabia nada acerca de mis sentimiento estos se me hacían mas llevaderos, de una extraña forma, pero ahora sabiendo que ella esta al tanto de todo... Era algo que simplemente no podía controlar, y las ansias de saber si era correspondido, aunque fuera una mínima posibilidad de que así fuera, me carcomían por dentro más y más.

— E-esa no e-es una excusa...— murmuro Bella, con una mirada atónita — No lo es — dijo con mas determinación — Y...y no creas que te la haré fácil bonito, sigues siendo un maldito egocéntrico para mi — soltó ahora mas segura de si misma.

Jum, asi es, a mi se me ocurria enamorarme de la chica mas testaruda del mundo.

Pero hoy avanzamos algo.

Me dijo bonito.

Algo es algo.